Se da el hecho que, desde que el hombre comenzó a fabricarse sus objetos, junto con la utilidad, ha pensado siempre en la belleza de los mismos; de tal manera que, si de la naturaleza propia del diseño nace la forma utilitaria, de la naturaleza del ser humano nace la belleza de la forma.
A través de la historia de las culturas artísticas se encuentran elementos y detalles formales y decorativos que llegan a caracterizar los propios estilos aplicados a los objetos funcionales y de uso.
Las características que definen el diseño industrial, las cualidades estéticas de los objetos, junto con otras más particulares se incluyen como requisito esencial.
Los primeros movimientos esteticistas dentro del diseño mostraban elementos fabricados por la industria y presentaban productos con una malisima calidad estética, aunque en tamaño y en cantidad colosales;pues ni artístas ni diseñadores de prestigio habían entrado aún en el campo de la industria. Fueron W.Morris y H.Cole los que realizaron las primeras denuncias sobre la fealdad y la medianía que presentaban los objetos industriales.
Si determinar las características de un identidad y de funcionalidad de un objeto no resulta demasiado dificil, no es tan fácil señalar las notas que objetivamente hagan del objeto u producto bello, un objeto agradable.
En estos aspectos aparece el styling que se limita a la manipulación esterna del objeto, lo que se convierte en puro maquillaje del producto, que puede otorgarle un carácter simbólico de categoría de quien lo posee.
En una obra concreta de diseño , suele utilizarse el concepto de "coherencia formal" de la misma, esta coherencia se funda en el uso de elementos iguales o similares,objetivamente descibibles, aplicados a la construcción de un objeto, cuyo efecto definitivo es la unidad, la armonía y el orden